Artouste, una sorprendente aventura en tren y telecabina

Artouste, una sorprendente aventura en tren y telecabina

Artouste, una sorprendente aventura en tren y telecabina

¿Sabías que puedes recorrer las laderas pirenaicas a más de 2.000 metros de altura en tren? Si quieres hacer una excursión familiar diferente e inolvidable, te recomendamos subir al tren de Artouste, en el lado francés del Pirineo, a tan solo 17 kilómetros de Formigal, un lugar con mucho encanto y en el que puedes disfrutar de una gran aventura en telecabina, en tren y a pie.

Deja las prisas a un lado y disfruta del espectacular paisaje del Parque Nacional de los Pirineos con el Plan Relax de Aramón, con el que puedes seleccionar tu alojamiento y la excursión.

El pequeño tren de Artouste, que fue construido en los años veinte para transportar los materiales del dique que alimenta las centrales hidroeléctricas de la zona, es el ferrocarril que circula a mayor altitud de toda Europa. Si tienes vértigo, es posible que sufras en algunos tramos del recorrido, aunque la experiencia vale la pena. ¿Se te ocurre mejor forma de transitar por las alturas pirenaicas?

Para llegar a Artouste desde el valle de Tena, tienes que pasar a Francia desde Formigal por el puerto de Portalet y continuar por la carretera D934 para desviarte a la derecha 16 kilómetros más adelante, a la altura del lac de Fabrèges, que debes bordear hasta llegar a la zona de aparcamiento. Allí, junto a la base del telecabina, empieza esta divertida excursión, en la que los niños se lo pasarán en grande y los mayores disfrutarán como niños.

El pequeño tren de Artouste fue construido en los años veinte para transportar los materiales del dique que alimenta las centrales hidroeléctricas de la zona. El trayecto es una aventura en sí mismo.

El pequeño tren de Artouste fue construido en los años veinte para transportar los materiales del dique que alimenta las centrales hidroeléctricas de la zona. El trayecto es una aventura en sí mismo

La aventura arranca con el trayecto en telecabina, con una subida de unos diez minutos hasta superar los 2.000 metros de altura. Una vez arriba, donde hay una gran pradera y un restaurante panorámico, con el siempre espectacular pico Midi enfrente, es el momento de subirse al tren para disfrutar de un divertido y sorprendente recorrido por las laderas de Artouste. Recuerda llevar una sudadera, ya que a esa altura vas a necesitar ropa de abrigo, especialmente si sopla algo de viento.

El trayecto en el trenecito es una aventura en sí mismo. Pero hay mucho más: desde el punto en el que te deja el tren, puedes disfrutar de un recorrido a pie hasta el lago de Artouste, al que llegarás en alrededor de 30 minutos por un sendero perfectamente señalizado. Después de conocer el lago, el regreso se hace por el mismo camino, para tomar de nuevo el tren y bajar en telecabina al punto de partida.

¿Ya estás planeando tu visita al el tren Artouste? Aún tienes tiempo, seguirá abierto hasta el 18 de septiembre. ¡Disfruta de la excursión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 + 5 =