Qué llevar en tu mochila de esquí

Qué llevar en tu mochila de esquí

Qué llevar en tu mochila de esquí

Si vas a pasar un día en la nieve, además de ponerte la ropa adecuada necesitarás llevar encima algunas cosas. No importa si vas a esquiar, hacer snow, a disfrutar del tubbing o de un paseo en trineo de perros, debes ir bien protegido con las gafas de sol adecuadas, protector solar y todo lo que vayas a necesitar para desarrollar tu actividad.

Aunque hay quien prefiere no llevar peso y portar exclusivamente su móvil y su crema solar en el bolsillo del anorak, llevar una pequeña mochila a la espalda, o una riñonera, te facilitará las cosas –tendrás disponible cualquier cosa que necesites a lo largo de la jornada sin necesidad de ir hasta el coche a por ello-, especialmente si vas con niños, ya que podría resultar muy incómodo.

¿Qué debemos llevar en la mochila? Ya hemos hablado de las gafas de sol y el protector solar . Además, es aconsejable llevar el móvil bien cargado por si necesitamos hacer una llamada o utilizar el GPS, además de cacao o protector labial, pañuelos de papel… y alguna prenda que pueda ser necesaria a lo largo de la jornada: una cinta u orejeras, un gorro, gafas de ventisca, calcetines de repuesto, etc. También es aconsejable llevar un botellín de agua y algún tentempié, como frutos secos, chocolate, barritas energéticas o un bocadillo, especialmente si haces esquí de travesía y te alejas de las pistas.

mochila-formigal-anayet

Si vas con niños deberías añadir también –a tu mochila o a la suya- algún zumo o batido y unas galletas o chocolatinas, para calmar esos arranques de hambre que suelen tener a media mañana. Y, por supuesto, la ropa que ellos puedan necesitar. Así todos podréis seguir disfrutando de la nieve sin interrupciones hasta que decidáis parar en cualquiera de los restaurantes de pistas a comer o a tomar un tentempié calentito.

Sea cual sea tu actividad, lo ideal es tener a mano todo lo necesario. Por eso es fundamental consultar la previsión meteorológica para saber si debes incluir en tu mochila unas gafas de ventisca, por ejemplo, o alguna prenda de abrigo extra. Y recuerda siempre que tu cara está permanentemente expuesta a la luz solar, así que debes renovar la aplicación de crema protectora varias veces al día.

Si has equipado bien tu mochila, te espera un fantástico día de nieve. ¡Disfrútalo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 + 7 =