HOTEL + ACTIVIDAD
RESERVAR

ORNITOLOGÍA ARAMÓN

ornitologia

Cerca de 300 especies de aves sobrevuelan Aragón, un territorio que además forma parte de las rutas migratorias y al que en la primavera y verano llegan desde África, mientras que en otoño e invierno lo sobrevuelan las procedentes del norte de Europa camino de parajes más cálidos.

En el valle de Benasque, donde se calculan unas 90 diferentes a lo largo de todo el año, no dudes en caminar a orillas del río Ésera, entre Castejón y Villanova, para descubrir sus grandes valores naturales. La gran cantidad de hábitats de la zona y la protección que han tenido sus montes hacen que se haya convertido en una de las mejores para la observación y fotografía de aves.

En el valle de Tena tendrás la oportunidad de descubrir, entre otros, al quebrantahuesos o al singular y vistoso treparriscos. De esta zona cabe destacar también su flora. Y es que un territorio privilegiado en cuanto al número y rareza de las especies que habitan en ella, entre otras, la conocida como Zapatito de Dama.

En Jaca y su comarca también son un edén para los amantes de las aves. Entre las que nidifican todo el año y las que pasan en las épocas migratorias, suman más de 200. La zona de la Garcipollera, la del macizo de Oroel y San Juan de la Peña o el Parque Natural de los Valles Occidentales – que combina bosques atlánticos, pastos de montaña, cortados calizos y cumbres- son algunos de estos espectaculares parajes para divisarlas. Treparriscos, la perdiz pardilla, el milano real, el picamaderos negro o verde, cárabos o quebrantahuesos son solo algunas de las que han elegido este territorio.

Teruel también es un paraíso para los que gustan ver el vuelo de singulares aves. Tanto en el Maestrazgo y Matarraña, como en los alrededores de la capital hay senderos para disfrutar en primavera y verano con las migratorias llegadas desde África, mientras que las estaciones más frías son hábitat para las que llegan desde el norte de Europa huyendo de los rigores del invierno.