Los hoteles más antiguos y con más historia de nuestras estaciones

Los hoteles más antiguos y con más historia de nuestras estaciones

Los hoteles más antiguos y con más historia de nuestras estaciones

 


¿Qué buscas en un hotel de montaña cuando para pasar tus vacaciones de verano o en tus escapadas de esquí del invierno? Probablemente valoras el confort, la seguridad, las buenas vistas, la tranquilidad, la gastronomía y los servicios… pero también la experiencia, la historia, la cultura y la tradición. Te proponemos algunos de los hoteles más antiguos y con más historia de nuestros destinos.

Balneario de Panticosa: Gran Hotel y hotel Continental

Si planeas una escapada al valle de Tena, no dejes de conocer el balneario de Panticosa. Situado en el municipio de Panticosa (Huesca), a unos diez kilómetros del pueblo, este balneario cuenta, entre sus completas instalaciones, con dos hoteles rehabilitados por el arquitecto Rafael Moneo.

Gran Hotel

Inaugurado en la denominada «belle époque», el hotel fue construido en 1896 y restaurado totalmente en  2004. Su rehabilitación, junto con la del edificio del Casino, fue dirigida por Rafael Moneo. Se respetó su fachada original, que fue catalogada de Interés Turístico Nacional.

En los trabajos de rehabilitación se seleccionaron meticulosamente todos los materiales empleados. La cantería es original en su totalidad y se repuso piezas nuevas labradas manualmente iguales a las originales. La madera que forra sus paredes es de roble y los suelos de las estancias de piedra Cenia pulida y abrillantada, y el resto de tarima de roble.

Restaurante del Lago. FOTO: Balneario de Panticosa

Otros motivos para alojarte en este hotel son su jardín de 5800 m2, para disfrutar del maravilloso entorno. También sus habitaciones totalmente equipadas, el spa termal especializado en salud y belleza o el restaurante del Lago. Dispone, además, de biblioteca con chimenea, sala de billar, salas de reuniones.. Y cómo no, un motivo fundamente, disfrutar del valle de Tena, del esquí en invierno y la montaña en verano.

Hotel Continental

Este hotel llama la atención por la combinación en su fachada de madera de cedro con unas enormes cristaleras. Este diseño, fruto de la imaginación de Rafael Moneo, da paso a un establecimiento moderno, de espacios amplios y sorprendentes. Gracias a su estilo y personalidad, resulta especialmente acogedor.

Además, el hotel alberga en el Edificio II, el spa termal El Quiñón. ¡Diseño y confort unidos para satisfacerte!

Termas de tiberio. FOTO: Balneario de Panticosa

Dispone de 190 habitaciones totalmente equipadas. Están ubicadas en dos edificios comunicados internamente por una pasarela acristalada con el balneario de Termas de Tiberio (8500 m2).termas tiberio

Podrás disfrutar también del jardín de 5800 m2, el spa termal El Quiñón (en el Edificio II) o el restaurante Brasería. Dispone de lobby bar con chimenea, sala de juegos con futbolín y juegos de mesa, área de internet y servicio de guardaesquíes gratuito para tus escapadas de invierno.

Hotel Casa Cornel

Si tu destino es Benasque, te recomendamos que te alojes en el hotel Casa Cornel, que se encuentra situado en el casco antiguo de Cerler, junto a la estación de esquí.

El hotel se encuentra enmarcado dentro de la Casa Cornel, en una antigua casa señorial, que desde el siglo XII aparece ya vinculada a la familia de los Cornel. Desde 1995, la familia Cornel ha ido restaurando y reconstruyendo dos antiguos edificios entorno a un gran patio central.

Este trabajo se ha realizado de manera cuidada, meticulosa, con entusiasmo, y siempre respetando su construcción original en piedra, madera y pizarra.

Hoy en día, Casa Cornel es un pequeño conjunto hostelero con encanto, acogedor y de ambiente familiar. ¡Todo concebido para que puedas sentirte como en casa!

Es el lugar ideal para descansar y relajarse, después de una jornada de esquí, montaña, senderismo o cualquier otra de las múltiples actividades que se pueden realizar en este majestuoso valle de Benasque.

Exteriores de Casa Cornel. FOTO: Casa Cornel

Dispone de ascensor, zona wifi, chimenea en el hall, terraza solárium, zonas ajardinadas, aparcamiento propio, guardaesquíes, guardabicis…

En el edificio principal se encuentra el restaurante La Solana, en el que podrás degustar su exquisita gastronomía con productos frescos de proximidad y su amplia carta de vinos. Un acogedor salón de estilo rústico con chimenea, que te permitirá disfrutar de una agradable y relajante tarde noche después de las intensas jornadas de esquí y otras actividades.

El espectacular entorno del valle de Benasque hace que sea un lugar privilegiado para la práctica de múltiples actividades deportivas, tanto en verano como en invierno: rutas de montaña, senderismo, escalada, rutas en bicicleta de montaña, paseos a caballo, 4×4, parapente, pesca, esquí alpino, esquí nórdico, travesía, paseos con raquetas, etc.

El valle de Benasque está rodeado por la mayor concentración de picos superiores a los 3000 m de todo el Pirineo, entre los que destaca el pico Aneto con sus 3404 m de altitud. Posee una gran riqueza geológica con sus glaciares, neveros, lagos y numerosas cascadas que, junto con su flora y fauna, dieron lugar en 1994 a la creación del Parque Natural Posets-Maladetas.

Hotel La Fonda de la Estación

Por último, si tu destino es Teruel, en la sierra de Gúdar-Javalambre, te mostramos el hotel La Fonda de la Estación. Se trata de una antigua fonda del siglo XIX transformada en un hotel con encanto.

La fonda estaba destinada a los viajeros que llegaban en tren a pasar sus vacaciones en el balneario de Camarena de la Sierra por los innumerables beneficios que el clima fresco y seco ofrecía para su salud.

En la actualidad, el hotel cuenta con restaurante gastronómico, gastro-bar, biblioteca, salón de lectura, bodega, jardines, terraza, parque infantil exterior, salón para eventos y convenciones… Su restaurante, además, es ideal para degustar los sabores de antaño con un toque de cocina actual. Cada elemento de su carta es una reinterpretación de los clásicos platos aragoneses. Uno de sus atractivos es que, con el cambio de estación, cambia la carta, de manera que siempre podrás encontrar, entre sus platos, los productos de cada temporada, la caza, las setas, etc.

Sentado en la mesa, a la hora de comer, podrás contemplar la sierra de Javalambre.

Con la llegada del invierno, las largas conversaciones de los postres pueden ser silenciadas por un precioso atardecer tras las montañas. Y en las noches de verano, es un verdadero privilegio contemplar las estrellas del mejor cielo de Europa.

Si te alojas en el hotel y visitas su restaurante, déjate seducir por su carta de vinos, sus consejos de maridaje y su fascinante bodega, donde destacan las Denominaciones de Origen Aragonesas y las aportaciones estupendas de pequeños viñedos familiares.

Otros hoteles antiguos y con historia cerca de nuestras pistas

Si estás planificando tu viaje y necesitas una mayor oferta de hoteles antiguos y con historia antes de decidirte, aquí tienes otros alojamientos en los que podrás disfrutar de la unión de modernidad y confort, y tradición e historia en estos destinos:

Formigal y Panticosa: el hotel Balaitus, el hotel Nievesol y el hotel Formigal.

Cerler: el hotel Hospital de Benasque.

Sierra de Gúdar-Javalambre: el hotel El Mudayyan y la posada de Mosqueruela.

Un buen alojamiento es clave para que tu viaje sea un éxito y en Viajes Aramón te aconsejaremos porque vivimos y trabajamos en el territorio. Comodidad , buena comida, ambiente agradable, vistas… Cada uno tiene sus preferencias. Y nos consta que muchos apreciáis el hecho de alojaros en lugares modernos pero con tradición e historia, hoteles antiguos y con historia. Ya nos contarás tu experiencia. De momento… ¡buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 + 8 =