Actividades para disfrutar del Valle de Tena

Actividades para disfrutar del Valle de Tena

Actividades para disfrutar del Valle de Tena

La primavera es la estación perfecta para disfrutar de todas las actividades a tu alcance: esquí y mucho más

La primavera ha llegado. La estación en la que los cielos empiezan a despejarse y las temperaturas anuncian tiempos más cálidos. El sábado 30 de marzo se efectúa el cambio horario y este llega para añadir horas de sol a los días, incitándonos a aprovechar más, si cabe, las horas de sol.

El cambio de horario de primavera de la estación, sumado a los atardeceres tardíos, nos dejan muchas horas disponibles para disfrutar de todas las actividades relacionadas con la naturaleza y la montaña. Explora el valle glaciar que alberga nuestros complejos deportivos.

Si te gusta caminar y sumergirte en la naturaleza, descubre las tres excursiones por los alrededores de Formigal-Panticosa que te proponemos. Contempla con tus propios ojos el arco de Piedrafita, disfruta de las vistas del sur de Francia o déjate sorprender por el casco histórico de Jaca. También a pie podrás hacer rutas de trekking por nuestras montañas.

Te dejamos algunas propuestas de actividades para que disfrutes al máximo las horas extra de sol primaverales:

Lacuniacha

Linces en Lacuniacha. Foto: Lacuniacha

¿Quieres ver osos, bisontes y linces? Lacuniacha es el lugar perfecto para conocer más en profundidad, y de cerca, la flora y fauna del valle de Tena. En sus 30 hectáreas de terreno crecen 21 especies vegetales y 15 especies de animales autóctonas de la zona. El parque dispone de paneles explicativos con detalles sobre las especies de la flora que crecen en el entorno. La mezcla de dos escosistemas, Lacuniacha alta y baja, permite al visitante explorar las diferentes especies del entorno, incluyendo las protegidas.

La fauna del parque, puede ser observada desde la distancia, en zonas acotadas y que no interfieren con las dinámicas naturales de los animales. Algunos son más sociables y se acercan mucho a los visitantes. Entre los animales del parque podréis ver cérvidos (ciervo, reno, corzo y gamo), caprinos (sarrio o rebeco y cabra montés), bóvidos (bisonte europeo, bovino de Heck), jabalí, muflón, lince boreal, oso, caballo de Przewalski, lobo ibérico y zorro común, además de otros animales autóctonos que crecen y viven en el Parque tales como aves, ardillas, marmotas, topos, etc.

Es una actividad educativa y muy interesante. El recorrido es apto para toda la familia y enriquecedor para todo aquel que quiera ver con sus propios ojos a los habitantes nativos del valle de Tena.

Lacuniacha es una Reserva de la Biosfera y su objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural, así como el desarrollo económico y social, a través de la relación entre personas y naturaleza.

La Tirolina Valle de Tena en Hoz de Jaca

Foto: Tirolina Valle de Tena

Situada a 1.270 metros de altitud, se trata de la tirolina más larga de Europa. Es un plan perfecto para una tarde diferente, emocionante y con vistas espectaculares. La tirolina se encuentra en Hoz de Jaca, un pueblo que cuelga sobre el embalse de Búbal, un balcón natural hacia el valle de Tena.

No existe límite de edad para disfrutar de esta experiencia, que es apta para todo aquel que pese más de 40kg. Una aventura excitante. Una inmersión en el paisaje del valle. Un vuelo sobre las aguas del embalse Búbal.

Biescas Aventura

Foto: Biescas Aventura

Trepar a los árboles nunca ha sido tan divertido. En Biescas, a la entrada del valle, os espera una actividad de altura y adrenalina con retos divertidísimos. El parque Biescas Aventura cuenta con 9 circuitos y más de 80 juegos instalados en los árboles del Pirineo. Como disponen de diferentes niveles de dificultad ¡La diversión es apta para todos!

Lánzate con lianas, desafía a la gravedad atravesando pasarelas, disfruta de la velocidad en tirolinas y demuestra tu fuerza escalando rocódromos. Descubre todos los desafíos que te esperan en Biescas Aventura.

Balneario de Panticosa

Balneario de Panticosa

Las aguas termales del Baneario de Panticosa brotan del manantial de Tiberio a 53ºc. Su composición natural alcalina y blanda, entre otras muchas características. La composición de las aguas termales presentan acciones beneficiosas para la piel, los huesos y el cuerpo. Estas aguas mineromedicinales fueron descubiertas por los romanos, habiendo aún hoy en día vestigios de su presencia en la zona del Balneario.

Posteriormente se construyó un edificio al rededor del manantial. El edificio fue diseñado por Belén Moneo y Jeff Brock para que los visitantes puedan disfrutar de la naturaleza en la máxima comodidad. Los espacios y líneas del edificio están creados para entrelazarse con el entorno. La finalidad fue conseguir un ambiente de relax y descanso. El diseño del edificio tiene como foco central aprovechar las agua termales, dando al agua total protagonismo en las instalaciones.

La arquitectura de los pueblos del valle de Tena

Calle Mayor de Lanuza

El valle de Tena y sus pueblos y aldeas tienen una larga y rica historia. Esto se puede ver reflejado en sus muros de piedra, sus escudos esculpidos en las casas, las iglesias góticas, sus arcos románicos en las calles… Además de las historias y leyendas que envuelven zonas como la capilla de Santa Elena. Estos son solo algunos de los muchos tesoros históricos que puedes descubrir en sus ciudades y pueblos.

Sallent de Gállego

El pueblo está ubicado al final del embalse de Lanuza y bajo el pico Peña Foratata. Entre las características arquitectónicas notables, cuenta con una iglesia de estilo gótico del siglo XV con un impresionante retablo plateresco. Tiene, además, un puente romano que se encuentra al lado de un parque infantil. Y también se puede visitar un triple arco románico en la plaza del pueblo.

Panticosa

El hermoso pueblo de Panticosa está construido en el estilo arquitectónico popular de la zona, basado en piedra y pizarra. Muchas de sus casas se remontan al siglo XIX. Se puede ver en sus pórticos semicirculares y adintelados y en los escudos de armas de la nobleza tallados en sus paredes y puertas.

En un paseo por Panticosa, no puede faltar una visita a su edificio más destacado: la iglesia de la Asunción del siglo XVI con su retablo en el altar mayor.

Lanuza

Este encantador pueblo fue reubicado y reconstruido por sus habitantes después de la creación del embalse que lleva su nombre. Un paseo por sus calles permitirá contemplar sus pórticos adintelados que llevan escudos de armas de hace más de dos siglos.

Sandiniés

Sandiniés es un pequeño pueblo pintoresco que transmite el ambiente tranquilo del Valle de Tena. A 1.294 metros de altitud, conserva todas las características típicas de los valles en sus calles, edificios, entradas y escudos heráldicos. El mirador de Eras cuenta con una excelente vista del valle.

Tramacastilla

Ubicado a 1.224 metros sobre el nivel del mar en una pendiente soleada que domina el fondo del valle, este hermoso pueblo está escondido entre pinos, robledales y prados. El paisaje visto desde el cerro del cabezo de Santa Marina es impresionante. Y degustar las migas a la pastora en cualquiera de sus restaurantes es imprescindible.

El Pueyo de Jaca

Situado a orillas del embalse de Búbal y en la confluencia de los ríos Gállego y Caldarés, el Pueyo de Jaca atesora la llamativa iglesia parroquial de San Miguel. Construida en el siglo XVI, fue posteriormente remodelada siguiendo las tendencias del siglo XVIII. Tiene una sola nave con capillas laterales y sobre la puerta de la sacristía se encuentra una figura que data de 1580.

Explora el valle de Tena y aprovecha para descubrir la historia que envuelve a las estaciones más allá del esquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 + 9 =