Algunas de las flores que te vas a encontrar en tus paseos por las estaciones de Aramón

Algunas de las flores que te vas a encontrar en tus paseos por las estaciones de Aramón

Algunas de las flores que te vas a encontrar en tus paseos por las estaciones de Aramón

Seguro que más de uno estáis disfrutando en estos días de preciosos paseos por los valles de Tena y Benasque, y por la sierra de Gúdar-Javalambre. Aunque ya no podemos disfrutar de la nieve, sí podemos hacerlo de las bellas flores silvestres que encontramos en nuestro camino y que muchos quizás no conocéis.  Desde aquí queremos ayudaros a ponerles nombre. Y por qué no, a saber un poco más sobre ellas, ¿las reconocéis?

20150430_181700

Sallent de Gállego en primavera. Valle de Tena

Empezamos por la reina de las reinas. O lo que es lo mismo el “zapatito de la dama”. La razón de su nombre es obvia, debido a la forma de zueco que tiene su flor. Y la hemos calificado como “la reina” por la delicada situación en la que se encuentra. Sólo quedan un pocos ejemplares en España de esta bella y delicada orquídea, pero tenemos la suerte de tener la colonia más grande en el valle de Tena, entre los sectores de Formigal y Panticosa. Florece en junio, y desde el Gobierno de Aragón se decidió hace años cuidarla con mimo. Así lo hacen los compañeros del Colectivo Foratata, que desde que florece y hasta que muere, a principios de julio, la cuidan día y noche para que nadie pueda hacerle ningún daño. Si queréis visitarla, ellos os acompañarán al lugar donde se encuentra, pero con cuidado de no dañarla.

321949152f8d4ff6a356f223063daa7c

Cypripedium Calceolus o «zapatito de la dama» (o reina)….

Aunque estas orquídeas son realmente especiales, no son las únicas que nos podemos encontrar en nuestras estaciones. En estos días de mayo, pequeñas orquídeas de colores rosas y amarillos salpican las praderas y las zonas de alta montaña. Son las “Dactylorhiza sambucina”, ¿de qué color os gusta más?

 “Arenaria Montana” es otra pequeña flor que veréis en vuestras excursiones. Aunque en esta fotografía sólo hay una de ellas, estas pequeñas flores blancas aparecen en grupos, y casi siempre en los bosques. Quizá algunos las podáis confundir con “Anemone hepática”, aunque ésta también existe en color violeta. Por cierto, una curiosidad: esta flor recibe el nombre de «hepática» por la forma de hígado de sus pétalos y porque dicen que ayuda a sanar las enfermedades de este órgano.

Arenaria Montana

Arenaria Montana

IMG_7040

Anémone hepática

Y la tercera pequeña flor blanca que también podréis empezar a encontrar en estos días es la “Fragaria vesca”, aunque os sonará más el nombre de “fresa salvaje o silvestre”. Sí, esas pequeñas fresas que os alegran el paseo por nuestros bosques con su intenso sabor, muy diferente, según muchas opiniones, al fresón que estamos acostumbrados a comer normalmente. Así que recordad dónde habéis visto la flor, y ¡volved a buscar la fresa en unas semanas!

Fragaria Vesca

Fragaria vesca, la flor de la fresa silvestre

Ahora les toca el turno a las gencianas. En primer lugar os presentamos a la “Genciana Acaulis”. Esta pequeña trompeta de azul intenso crece en los bosques, sobre todo de los Pirineos y de los Alpes. Y por  ello es la flor elegida por Austria para ilustrar su moneda de un céntimo, símbolo del papel que tiene este país para respetar la naturaleza.

La segunda genciana es la “Verna”, o gitanilla menuda, que crece sobre todo en los valles de Tena y Benasque. Comparte el azul intenso de su compañera genciana y también vive a gran altitud.

Genciana Acaulis

Genciana Acaulis

euroimages-austria1cent-SIZE200x200

genciana verna

Genciana verna

Y en un tono más violáceo se encuentra la “viola canina” o “violeta de perro”, un delicada flor que podría tener propiedades “expectorantes”, es decir, podría ayudar a aliviar la tos.

Viola canina

Violeta canina

Terminamos este repaso a algunas de las flores de nuestras estaciones con el “narciso”, una flor “de leyenda”. Y es que dicen que debe su nombre a Narciso, un apuesto joven que se enamoró de sí mismo cuando vio su reflejo en el agua. Fueron de las primeras que aparecieron en nuestros prados cuando la nieve desapareció y son también las primeras en desaparecer. Y la verdad es que la belleza de estas flores es indiscutible. Juzgadlo vosotros mismos.

Narcisos

El narciso, una de las flores más bonitas del pirineo

¿Te acordarás de todas cuando pasees por nuestras estaciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + 1 =