Paisajes otoñales de postal en los valles de Aramón

Paisajes otoñales de postal en los valles de Aramón

Paisajes otoñales de postal en los valles de Aramón

Paisajes Lanuza

El otoño es el primer síntoma de que un año está llegando a su recta final. Nos sirve para preparar la llegada del invierno, pero antes también nos permite disfrutar de paisajes, colores y paseos únicos. En Aragón tenemos la suerte de disfrutar de una veintena de lugares mágicos, imprescindibles en los meses otoñales. Una muestra más de que muchas veces no es necesario ir muy lejos para disfrutar de los mejores paisajes.

En nuestros valles presumimos de rincones maravillosos y, a pesar de las apariencias, es muy sencillo llegar a la mayoría de ellos. Octubre-noviembre son los meses elegidos por los bosques de los valles de Tena y de Benasque para explotar en mantos multicolores que dejan fotografías que siempre incluyen lagos de color turquesa.

Además, en sus pueblos también se vive un ambiente especial, difícil de explicar con palabras. Cuando el invierno enseña la cabeza, en estos pequeños enclaves se preparan para recibirlo, impregnando sus calles de un aroma único.

¿Buscas paisajes? No te arrepentirás de visitar Lanuza o Bubal

Son encuadres naturales incomparables. Objeto de deseo de cientos de amantes de la fotografía que en otoño buscan capturar instantáneas impresionantes. No solo hablamos de sus pantanos; al abrigo de Llanos de Hospital existe alguna ruta de montaña, muy sencilla, que deja a sus visitantes con la boca abierta en esta época del año. Hablamos del Forau de Aigüallut, que dista apenas 50 minutos de La Besurta (un punto accesible en coche durante el otoño) y que garantiza escenas mucho más bucólicas de lo que esperas.

Benasque

paisajes Benasque

¿Quieres conocer otros dos escenarios que nunca fallan?

  • Sin salir del Valle de Benasque se puede disfrutar de una excursión hasta las Cascadas de las Gorgas del Alba por el Sendero Botánico. Es una ruta interpretativa en la que se descubren mediante letreros las distintas especies que pueblan su vegetación mientras se camina.
  • El bosque de la Gamueta, en Ansó (más concretamente en el Parque Natural de los Valles Occidentales, cerca del refugio de Linza) es pura fantasía en otoño. Un imprescindible. Apto para toda la familia, los bosques de abetos y hayas te envuelven todo el camino. Una apuesta segura si quieres sorprender. ¿Has visto estas imágenes tomadas por esta época del año?  ¡No olvides hacer una parada en Ansó o en una las bordas del valle para comer migas!

 Teruel florece en otoño

Cuando los árboles comienzan a tornar en tonos marrones, los amantes de la micología se sienten más atraídos que nunca a las sierras de Teruel. No solo disfrutan de fructíferas jornadas de recogida de setas (casi todos los pueblos celebran sus jornadas micológicas) sino que pueden caminar entre los senderos que te llevan de un punto a otro con la cesta en la mano.

O sin la cesta, claro. Porque todos los rincones en los que te puedes hacer con una gran variedad de setas también sirven para contemplar la gran riqueza silvestre que tiene esta zona de Aragón. Y es que no siempre es necesario irse muy lejos para vivir el otoño. Solo llegar al Merendero de las Truchas de Mosqueruela, en la comarca de Gúdar Javalambre, sirve como un buen paseo en el que disfrutar de sus pinares o los coloridos escenarios que deja esta ruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 + 5 =